Combinar colores, ¿todo vale?

El eterno dilema: ¿cómo combinar colores?

Combinar colores variados en un mismo look siempre es más divertido y original que llevar un conjunto monocromático. A pesar de que éste en un momento determinado pueda resultar fácil, rápido y muchas veces debido a su sobriedad, elegante. Pero ahora llega la primavera, el calorcito, más horas de sol, más ganas de salir y apetece sacar las prendas de colores chillones que han estado guardadas durante todo el invierno. A pesar de que yo os animo, como os dije en La moda a todo color, a que incluso en los meses de frío aparquéis un poco los colores oscuros.  Solemos ser muy conservadores en este tema, optamos por basarnos en un color neutro y añadirle otros colores más fuertes. Pero, ¿hay más opciones? ¿es fácil en moda combinar colores saliéndonos de lo habitual?

Tanto en la moda como en arte y decoración existen tres maneras de combinar colores utilizando el círculo cromático. Por una parte está la idea de contrastar con colores complementarios, o lo que es lo mismo, colores opuestos en la rueda cromática, lo que provoca un resultado llamativo e impactante. Por otro lado, podemos utilizar la armonía cromática, es decir, partir de un color y combinarlo con el mismo tono variando su luminosidad, más claro o más oscuro. Esta fórmula siempre suele funcionar porque no es muy arriesgada. Y por último, se puede hacer una analogía de colores o coger un color y combinarlo con los dos más próximos dentro del círculo. Este sería el modo más complicado pero también el más entretenido si te decides a ponerlo en práctica.

En este último grupo entrarían las combinaciones tradicionalmente “prohibidas” en la moda. Muchas veces hemos oído que hay que evitar combinar colores como el rojo y el rosa, el negro y el marrón o el negro y el azul marino. Sin embargo, yo no estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación y creo que en ella caben muchos matices. De hecho, muchos han sido los diseñadores que han apostado en sus desfiles por estas mezclas imposibles y los resultados han sido un éxito. Si rebuscáis por ejemplo en fotos de archivo de Christian Lacroix, Juanjo Oliva o Giambattista Valli veréis que los han combinado a menudo y con bastante maestría.

En mi opinión el truco está, como siempre, en aportar un toque original (que no excéntrico) a un conjunto clásico y por supuesto, no abusar. Podría tratarse de utilizar un clutch fucsia (Diccionario de moda: Clutch) cuando lleves un vestido rojo o una blazer marinera con un pantalón pitillo negro. Lo del marrón chocolate y el negro ya es más complicado, yo por lo menos no he visto ningún conjunto en el que este binomio funcione. Si alguno tenéis un buen ejemplo, por favor enseñádmelo. Estoy abierta a cualquier sugerencia porque a mí sí me gusta combinar colores.

Entradas relacionadas: