Tu fondo de armario siempre a la moda

A pesar de que sabemos que el invierno todavía no ha terminado y que nos quedan muchos días de frío que pasar, hay días de sol en los que suben las temperaturas y esa tregua de los termómetros nos deja un poco descolocados por las mañanas frente a esa larga fila de perchas. Entonces, la pregunta “¿hoy qué me pongo?” es más difícil de contestar. Este dilema sólo se soluciona de dos maneras, vistiéndonos en plan cebolla para poder quitarnos una capa tras otra según el calor que haga, o bien, echando mano de un bien surtido fondo de armario. Éste siempre nos salvará en nuestros días faltos de inspiración y de muchos otros apuros.

¿Alguna vez te has preguntado a qué se refieren los expertos en moda cuando hablan del famoso fondo de armario?¿Es acaso ropa que se guarda al fondo porque casi nunca te la pones? ¿Se refiere a lo mejor al color del que debemos pintar el fondo del vestidor? ¿De la profundidad que debe tener? La verdad es que básicamente se trata de un conjunto de 10 o 12 prendas clave con las que siempre tienes que contar, que son atemporales y no pasan de moda y que se combinan prácticamente con todo, ya sea entre sí o con otras prendas. Todas deben ser de colores neutros, beige, gris, azul o negro. En concreto constaría de:

- Un abrigo de corte clásico y de buena calidad
– Una gabardina o trench
– Una americana o blazer
– Una camisa blanca
– Varias camisetas básicas
– Un jersey con escote de pico
– Una chaquetita de punto o rebeca
– Un pantalón negro de vestir
– Una falda lápiz (Estaría bien que ésta, junto con la americana y el pantalón formaran un traje, para ofrecer más posibilidades a la hora de conjuntarlos)
– Unos vaqueros o jeans
– Un vestido negro de cocktail, más conocido como LBD (Little black dress)
– Zapatos (un par de tacones, un par de zapatos planos y unas botas)

Por supuesto todo esto hay que adaptarlo según la edad y el estilo de vida de cada una. Si no te mueves en un ambiente laboral formal o de reuniones, la falda lápiz puede sustituirse por otra de talle bajo con un poco de vuelo que te sirva tanto para salir el fin de semana como para acudir a una comida familiar de domingo. Lo mismo pasa con el pantalón negro, cámbialo por otro menos arreglado que el clásico de pinzas, por ejemplo, un pitillo de talle alto que te vista un poco más que el vaquero de todos los días. Los complementos y las piezas de temporada que añadas a tu fondo de armario serán las que definan tu look y las que hagan que vayas a la moda.

Al fondo de armario masculino le dedicaremos otro post próximamente. También a ellos les gusta la moda y necesitan esas prendas que les salvarán a la hora de hacer una maleta rápida o de acudir a una cita improvisada.

¿Y tú, has repasado ya la lista? ¿Qué añadirías o qué quitarías? A mí se me ocurre que una cazadora vaquera o una motera de cuero… ¡Creo que mi fondo de armario sería interminable!

Entradas relacionadas: